30 de noviembre de 2018
Fórum Familias

Un nuevo pacto por la natalidad

“El futuro es un Pacto”: este fue el tema elegido para la Asamblea Nacional del Foro de Asociaciones de Familias, que se clausuró hace unos días en Roma. “Un pacto - explicó la Asamblea del Fórum- con nuestros hijos, con las generaciones venideras, de las que tomamos prestado este tiempo que estamos viviendo, un pacto por la natalidad”. La iniciativa cierra un período de tres años de actividad y abre un nuevo período de cuatro años con la puesta a punto de las nuevas líneas programáticas y la reelección del presidente nacional, Gigi De Palo.

Los trabajos de clausura fueron precedidos de un vídeo mensaje en el que el presidente de la CEI, el cardenal Gualtieri Bassetti, decía: “Italia os necesita. Italia necesita cientos de miles de familias, de núcleos familiares que la hagan vivir”; “Manteneos firmes en ese pacto por la tasa de natalidad que hemos definido con las instituciones. ¡Debe ser nuestra fuerza!”.

El Presidente De Palo hizo hincapié en la principal propuesta del Foro: “Hay una necesidad urgente de un Pacto por la Natalidad. Debemos poner a los jóvenes en condiciones de formar una familia”. De Palo también señaló algunas cuestiones socioculturales: “Si antes, de hecho, por defecto se tenían tantos niños, ahora la condición que se sitúa en el punto de partida es la ausencia de niños y, más aún, la apertura a la vida requiere una elección deliberada y consciente, sostenida por condiciones positivas”.

“Estoy convencido de que si Italia es hoy como una tierra que no da fruto -dijo- no es porque no sea potencialmente fértil, sino principalmente porque esta tierra ha sido mal cultivada en todos estos años”. Para sostener esta tesis De Palo ilustró los datos de una investigación que muestra que casi el 90% de los jóvenes italianos desearían tener dos o más hijos y que el mismo porcentaje de jóvenes estarían “orgullosos” por la llegada de un hijo. “La demografía es un principio no negociable -señaló De Palo-, no podemos aceptar el hecho de que una familia, aunque quiera un hijo, tenga miedo a tenerlo”.