06 de junio de 2019
Card. Elio Sgreccia

“Un pilar de la bioética internacional y un gran maestro nos ha dejado”

Palabras de la Subsecretaria del Dicasterio, Gabriella Gambino, en memoria del Cardenal fallecido ayer a la edad de 91 años

“El cardenal Elio Sgreccia, presidente emérito de la Pontificia Academia para la Vida, gran maestro de la bioética católica, que supo aportar una contribución esencial a la cultura y a la pastoral de la vida humana en la Iglesia y en el mundo, partió en vísperas de su 90º cumpleaños”.

Así lo recuerda la Subsecretaria de nuestro Dicasterio, la Prof. Gabriella Gambino, que ha estudiado y colaborado con él durante muchos años.

“Se fue de puntillas, en su pequeño apartamento detrás de la cúpula de San Pedro. Un pilar de la bioética internacional, padre espiritual de cientos de jóvenes estudiantes. Yo misma estuve bajo su dirección desde que empecé a estudiar bioética, recién graduada”.

“Don Elio”, como lo llamábamos y como siempre permanecerá en el recuerdo de todos nosotros y de los centenares de familias que, primero como sacerdote y luego como obispo y cardenal, llenó de bendiciones, sacramentos, enseñanzas espirituales e intelectuales. Un verdadero pastor de almas, con la mirada siempre fija en María, Madre de la Iglesia y de la vida. Fuerte en su fe y carácter, sólido y decidido en lo que él consideraba la misión de su vida: la defensa de la vida humana desde el primer momento de la concepción hasta la muerte natural.

Don Elio supo conjugar de manera extraordinariamente eficaz fe y razón, enseñando a pensar y argumentar objetivamente, a la luz de ese personalismo ontológicamente fundado que, gracias a su manual de bioética, traducido a muchos idiomas, es conocido en todo el mundo. La última vez que lo encontré, hace un par de meses, me saludó repitiéndome con una sonrisa: ‘Lo mejor está siempre delante de nosotros y siempre es posible’. ¡Gracias, Don Elio, generoso testigo de la esperanza y del triunfo de la vida!.