21 de junio de 2019
#YouthForum19

De los sueños a las decisiones

La Iglesia en salida, hacia una pastoral juvenil sinodal, popular y misionera

Resultó evidente la emoción en la voz del p. Alexandre Awi Mello, al clausurar los trabajos de este XI Foro Internacional de la Juventud dedicado al Sínodo y a la Exhortación Apostólica Christus vivit. “Vuestros padres estarían orgullosos de vosotros si os vieran aquí”, dijo, y en este deseo se encuentra el deseo de que todas las personas del mundo puedan ver y compartir la fraternidad, la fuerza y la alegría de este encuentro.

La larga jornada comenzó con las reflexiones del P. Rossano Sala, secretario especial del Sínodo, que trazó el itinerario “De los sueños a las decisiones”. La gran pregunta no es: “¿Quién soy yo? Sino “¿Para quién soy yo? ¿A quién tengo que hacer feliz para ser feliz?” porque soy yo mismo cuando salgo de mí mismo y entonces doy lo mejor de mí mismo.

Seguidamente el padre Alexandre Awi Mello, secretario del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, abordó el tema “Hacia una pastoral juvenil sinodal, popular y misionera”; “Tenemos la imagen de la comunión como un batido, donde todo se mezcla en un solo sabor: sin embargo, más bien sería como una macedonia de frutas donde cada fruta conserva su sabor y se armoniza con las demás”, explicó. Para un cuidado pastoral eficaz es necesario mantener la tensión entre el Espíritu y la Iglesia, valorar la diversidad en la comunión. Como dice el Papa Francisco en Christus vivit, por lo tanto, “es muy importante dar espacio a una 'pastoral juvenil popular', que tiene otro estilo, otros tiempos, otro ritmo, otra metodología”. Finalmente, el trabajo pastoral debe ser misionero, en salida, en los diferentes lugares de la vida y donde es más necesario.

El trabajo en grupos, de los cuales comentamos solo un punto, por resultar este muy significativo e iluminador, ha sido muy fecundo: “Queremos una Iglesia que sea como una tienda, que sea el hogar de los que no se quedan nunca parados, ligera, abierta a todos, que reúna a la familia en unidad, que sea signo de la alianza con Dios que viene a habitar entre nosotros”.

Muy importante, en las conclusiones del P. Alexandre y del P. João Chagas, responsable del Departamento Jóvenes del Dicasterio, fue el anuncio de que el Dicasterio, siguiendo las indicaciones del Sínodo de los Obispos, establecerá un Consejo de la Juventud, con el objetivo de aumentar la escucha mutua y la corresponsabilidad de los jóvenes en la Iglesia.

En el día dedicado a San Luis, patrón de los jóvenes, la Santa Misa fue celebrada por S.E. Mons. Fabio Fabene, Subsecretario del Sínodo de los Obispos, quien invitó a los jóvenes delegados en su homilía a ser “sembradores de una humanidad nueva y más fraterna, siguiendo el ejemplo de San Luis, que encontró alegría en la comunidad fraterna”.

La explosión de alegría de la fiesta final fue indescriptible, esperando, mañana, una alegría aún mayor: el encuentro con el Papa Francisco.