20 de junio de 2019
#YouthForum19

De lleno en la Christus vivit

El fruto maduro del Sínodo de los jóvenes

Un mensaje dirigido a todos los jóvenes del mundo, inspirado “en la riqueza de las reflexiones y los diálogos del Sínodo”, que concierne a todos los jóvenes, católicos y no católicos, y que ha de llegar a todos los jóvenes: ésta es la Exhortación Apostólica Christus vivit, protagonista de la reflexión de esta segunda jornada de trabajo del XI Foro Internacional de los jóvenes promovido por el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida.

Una Lectio divina de la profesora Rosalba Manes sobre el pasaje evangélico de los discípulos de Emaús – “Se les abrieron los ojos” Lc 24,31, citada cinco veces en la Exhortación Apostólica - preparó el corazón de los más de 250 jóvenes delegados para los trabajos del día.

El saludo de Linda Ghisoni, subsecretaria del Dicasterio para los Laicos, sorprendió a los participantes pues no estaba previsto en el programa: “cada uno de vosotros es testigo de Cristo, que vive en vosotros, y esto cambia el mundo”, dijo.

A un “catequista itinerante” como el profesor Robert Cheaib, profesor de teología fundamental, laico, casado y padre de tres hijos, le tocó la tarea de abrir a todos este cofre de tesoros que es la Christus vivit: “¿Cuál es la esencia del cristianismo? Comienza por la A, pero no es amar: más bien, es ser amado. […] La primera verdad es que Dios te ama. Dios no quiere algo de mí, pero sí quiere algo para mí. Dios no quiere usarnos, nos quiere hacer florecer”.

Un documento muy especial, muy vivo, cuya acogida en las diferentes realidades de los cinco continentes fue analizada en las intervenciones de los delegados y de los agentes de pastoral juvenil presentes en el Foro: de esta manera, supimos quién traducía la Exhortación Apostólica a la lengua indonesia -una mujer joven- que desde un pequeño pueblecito ha comenzado a difundir el mensaje a toda la nación. También hubo muchas invitaciones a pasar a la acción: como recordaba Pablo desde Estados Unidos, “ahora es el momento de marcar un gol”.

Y un fruto del Sínodo y de la Christus vivit se ha visto muy claramente en el trabajo de grupo de la tarde: los jóvenes delegados se sienten protagonistas de la Iglesia, aprecian la atención que la Iglesia les dedica y están dispuestos a responder a la llamada de Dios con todo su entusiasmo.

El momento fuerte de la jornada fue la Santa Misa del Corpus Domini, celebrada por el padre Alexandre Awi Mello, quien centró su homilía en la palabra española PANES, la declinó como Participación,  Alegría, Networking (capacidad de trabajo en red), Espiritualidad y finalmente Servicio. Al final del día aún quedó tiempo para la Adoración Eucarística y para expresar al Señor, a través de la oración y la reflexión personal, toda nuestra acción de gracias por estos días.