25 de marzo de 2019
Dicasterio

Un curso de formación para los trabajadores jóvenes del Vaticano

Los encuentros serán una oportunidad para enriquecer la espiritualidad y las motivaciones de los jóvenes que trabajan para el Santo Padre, para trabajar en red y para afrontar juntos los desafíos y las esperanzas de la nueva generación de empleados

El Santo Padre con los trabajadores del centro industrial del Vaticano después de la celebración de la Eucaristía el 7 de julio 2017

La Oficina de Trabajo de la Sede Apostólica (ULSA), en colaboración con el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, está organizando un curso de formación para jóvenes de hasta 35 años de edad que trabajan en las diversas instituciones de la Santa Sede y de la Gubernatura del Estado de la Ciudad del Vaticano, que tendrá lugar en dos días, mañana, 26 de marzo y el 2 de abril.

Para dar seguimiento a algunas de las peticiones que surgieron del reciente Sínodo de los Obispos sobre los jóvenes del año pasado, y de la exhortación del Santo Padre Gaudete et exsultate, más de 300 jóvenes empleados se reunirán en la Nueva Sala del Sínodo para escuchar y discutir los diversos temas relacionados con el trabajo en el Vaticano. El objetivo de estas jornadas es enriquecer la espiritualidad y la motivación de los jóvenes que sirven a la Iglesia universal y crear una red entre ellos como comunidad laboral.

Durante las dos jornadas, los participantes escucharán los testimonios de personas que trabajan dentro y fuera del Vaticano, capaces de transmitir el sentido del trabajo por la Iglesia y de encontrar la manera de mantener unida la vocación profesional y bautismal. Al mismo tiempo, tratarán de dar un impulso para buscar un equilibrio entre la vida personal y la vida laboral, para poner de relieve la dignidad del trabajo y construir una comunidad más humana.

Además de escuchar los testimonios de los ponentes, los participantes también tendrán la oportunidad de interactuar entre ellos, trabajar en grupos y aprender más sobre el trabajo de los demás, discutiendo temas relacionados con temas cotidianos.

El cardenal Kevin Farrell, Prefecto del Dicasterio, presentará los trabajos del primer día, y S.E. Monseñor Corbellini, Presidente de la ULSA, presentará los del segundo día. El curso concluirá con una audiencia de clausura con el Secretario de Estado, cardenal Pietro Parolin, quien estará presente para participar en la sesión final y celebrar la Santa Misa para todos los presentes.