05 de octubre de 2020
Deporte

Volver a empezar después de la pandemia

El primero de los cuatro seminarios web sobre el futuro del deporte en la era del Covid19
Webinarsport_ripartenza_webnews.jpg

“La situación actual corre el riesgo de alejar a las personas del deporte, especialmente a los jóvenes, sobre todo a los que viven en los países más desfavorecidos y más afectados por la crisis económica". Sin embargo, "el valor educativo del deporte no puede ser pasado por alto si queremos crear un mundo mejor para todos". Dar a los jóvenes la oportunidad de practicar deporte de forma regular significa ofrecerles un camino extraordinario para profundizar en su educación y crecimiento personal. [...] La Iglesia se preocupa por todo esto porque, como una madre, tiene en su corazón el bien integral de la persona humana y la convivencia social armoniosa".

Así es como el prefecto Kevin Farrell abrió, el 1 de octubre, la primera sesión de la serie de cuatro seminarios web sobre el deporte organizados por nuestro Dicasterio para promover el correcto "reinicio" del deporte en la sociedad.

El objetivo que se quiere alcanzar - explicó el prefecto - es "promover una reflexión 'transversal' sobre el deporte, que pueda reunir a creyentes y no creyentes, compartiendo diferentes experiencias y puntos de vista, de profesionales y aficionados, de directivos y deportistas, de jóvenes y adultos, de países más avanzados y desfavorecidos".

Gian Paolo Montali, director general de la Ryder Cup 2023, habló de "una oportunidad para repensar el deporte de manera diferente, especialmente en el diseño de escenarios alternativos y procedimientos de prevención nunca antes adoptados. Necesitamos prepararnos, con nuevos métodos de trabajo en equipo e igualmente nuevos perfiles profesionales".

Otro aspecto destacado por Montali, es cómo la pandemia ha "obligado a nuestras comunidades a dejar de practicar el deporte, también por la dificultad de identificar las estructuras adecuadas para la práctica de los deportes tanto individuales como de grupo. Sin embargo, la larga inactividad causa daños físicos y motores tanto en los niños como en los adultos y en los ancianos: tarde o temprano -subrayó- esto tendrá repercusiones en la salud, también en términos de presupuestos públicos. Sin olvidar -añadió- los aspectos sociales y relacionales: el deporte implica el respeto de las reglas y los papeles y la integración de la diversidad; el aspecto educativo del deporte debe ser salvaguardado".

 

Sobre el impacto de la pandemia y del hecho que los atletas "son parte del mundo", habló Mark Nesti, psicólogo del deporte: "A veces puede parecer que el deporte vive en su burbuja, especialmente en el nivel más alto. Y es totalmente comprensible, porque hay tantas cosas alrededor, tanta pasión, tanto en juego... Y aun así, el deporte se ha detenido. Así que esto -concluyó Nesti- es una oportunidad para desarrollar nuevas formas de ver el deporte no sólo como algo físico, técnico, táctico y psicológico, sino también como un vehículo para el desarrollo espiritual". 

La próxima cita, también disponible vía streaming en el canal de YouTube del Dicasterio, es para el jueves 8 de octubre, sobre el tema "Dar lo mejor de uno mismo: el deporte como modelo de vida". Entre los oradores figurarán Patrick Kelly SJ, profesor de teología y estudios religiosos de la Universidad de Detroit Mercy, Dyan Castillejo-García, ex tenista y periodista deportivo, y Wolfgang Baumann, Secretario General de la TAFISA y miembro del COI (Comité Olímpico Internacional).

Para registrarse, haga clic aquí