09 de junio de 2020
Vida

Hemos de defender la sacralidad

La meditación del Prefecto Farrell en la vigilia por la coexistencia pacífica en los Estados Unidos de América

“Nuestra nación, desde su establecimiento, ha sido multicultural, multiétnica y multirreligiosa. Los cimientos sobre los que se construyó fueron la igualdad de todos los hombres, los derechos inalienables a la vida y la libertad que el propio Creador concedió a todos los hombres, la tolerancia, la coexistencia pacífica, la igualdad de oportunidades para la prosperidad y el bienestar de todos. Estos ideales están inscritos en el ADN de los Estados Unidos de América y forman parte de sus documentos constitutivos". Así se expresó hace unos días el prefecto Kevin Farrell en la basílica romana de Santa María de Trastevere, en su meditación durante la vigilia de oración promovida por la Comunidad de San Egidio por la "coexistencia pacífica" en los EE.UU., tras el asesinato de George Floyd.

El prefecto recordó las palabras pronunciadas por el Papa Francisco en su audiencia del 3 de junio: “No podemos tolerar ni cerrar los ojos ante ningún tipo de racismo o exclusión y pretender defender la santidad de toda vida humana. Al mismo tiempo, debemos reconocer que ‘la violencia de las últimas noches es autodestructiva y provoca autolesión’. Nada se gana con la violencia y mucho se pierde”. Finalmente, el cardenal Farrell invocó al Señor pidiéndole que mirara "a todas las víctimas inocentes que han muerto a causa de la injusticia y la discriminación racial y que su derramamiento de sangre ayude a nuestra amada nación a construir una sociedad verdaderamente pacífica y fraternal”.