29 de diciembre de 2020
Familia

Una pastoral cercana a los padres y a los jóvenes

La ponencia de la Subsecretaria, Sra. Gambino en "Vita Pastorale" comentando el XV Informe del Cisf
patricia-prudente-6UyWK8mDcWo-unsplash.jpg

"La Iglesia puede repensar la pastoral de la familia con coraje y con una creatividad capaz de hacer que se adapte a las necesidades de la realidad. Se trata de repensar los presupuestos que pueden hacer que la familia, sólidamente fundada en el matrimonio, no sea el resultado casual e incierto de la elección de individuos que se lanzan audazmente a la aventura familiar, enfrentándose solos a los devastadores retos de una sociedad que les desanima en todos los sentidos a creer en su propio proyecto familiar, sino el resultado de un 'sí' a una vocación, a una llamada personal y de pareja a la felicidad".

Con estas palabras la subsecretaria de nuestro Dicasterio, Gabriella Gambino, subrayó, en una intervención en el número de diciembre de la revista "Vita Pastorale", la necesidad de actuar eficazmente en la pastoral familiar en dos áreas específicas: la preparación para el matrimonio y el acompañamiento de los padres en la educación de sus hijos.

La subsecretaria, comentando el último informe del Cisf sobre "La familia en la sociedad posfamiliar", destacó la importancia de educar a los jóvenes, desde niños, a la fe y a sentir la presencia de Cristo, ayudándoles a reconocer la belleza de la vocación nupcial precisamente para conducirlos con amor al matrimonio y a la plena alegría de tener hijos. "Casarse es una vocación -asegura la Sra. Gambino- que implica la conciencia de la profunda relación entre la fe y el sacramento del matrimonio precisamente porque, como dice el Papa Francisco en Amoris Laetitia, "Hoy, más importante que una pastoral de los fracasos es el esfuerzo pastoral para consolidar los matrimonios y así prevenir las rupturas” (AL 307).