10 de julio de 2021
Año de San José

La paternidad de San José en la Exhortación Amoris Laetitia y en la Carta Patris Corde

Dos mensajes importantes del Card. Farrell sobre la figura de San José

El pasado mes de junio, el Cardenal Kevin Farrell ha participado en dos encuentros, uno con motivo del Congreso de las Familias Shalom y otro del Encuentro de Couples for Christ con motivo de 40° aniversario.

En ambos mensajes, el Cardenal aprovechó para hablar sobre el papel de San José a la luz de la Exhortación apostólica “Amoris Laetitia” y la Carta del Santo Padre “Patris Corde.” San José, nombrado patrono de la Iglesia Universal por el papa Pio IX.

En primer lugar, reflexiona sobre la necesidad actual de redescubrir la paternidad, citando en varios momentos las dos audiencias generales que el Papa Francisco ha dedicado a la figura del padre. Luego, citando la “Amoris Laetitia” y “Patris Corde”, enumera algunas características de la paternidad física y espiritual de los cristianos con referencia a San José. 

El Cardenal afirma que de San José se sabe más bien poco pero precisamente esa humildad y sencillez, ese vivir en segundo plano es lo que le hizo cumplir con fidelidad la misión que el Señor le había encomendado. “José fue una figura fundamental para Jesús, para María y para toda la historia de la salvación, y, sin embargo, incluso durante su vida terrenal, es como si hubiera permanecido invisible. Sólo algunos de los más humildes parecen fijarse en él. Para la gente más importante, para sus propios paisanos de Belén, casi no existe, sólo los pobres notan su presencia. Toda la misión de José se desarrolla en este silencio, en esta sombra. Todo lo que José hace, lo hace por obediencia a Dios, no para ser alabado por alguien. Y no se queja de este silencio.

Esta discreción señaló, “es muy importante para nosotros en la cultura en la que estamos inmersos. En la ocultación de José vemos el carácter de un verdadero padre y de un verdadero hombre. Hoy, sin embargo, parece que todo el mundo tiene una necesidad desesperada de aparecer, de ser visto, de recibir aplausos. Parece que, si alguien no recibe suficientes likes, ¡no cuenta como persona! San José es realmente el antídoto más eficaz contra esta forma enferma de narcisismo. Un verdadero padre cumple con su deber y se sacrifica porque es lo que exige el bien de sus hijos y lo que Dios le pide que haga, y permanece fiel a su misión de esposo y padre toda su vida, aunque nadie se fije en él y nadie se dé cuenta de todo el bien que ha hecho.”