01 de julio de 2021
Amoris Laetitia

Los movimientos eclesiales de familia, signos visibles de esperanza en momentos de dificultad

Encuentro Nacional de Movimientos Eclesiales de Familia organizado por la Conferencia Episcopal de Colombia

El pasado 19 de junio se ha celebrado en Colombia el Encuentro de movimientos eclesiales de familia, organizado por el Departamento de Matrimonio y Familia - Promoción y Defensa de la Vida de la Conferencia Episcopal.

En este encuentro, la subsecretaria para la Familia y la Vida del Dicasterio, Gabriella Gambino, participó con un mensaje dirigido a los participantes, resaltando los ecos recibidos durante el Forum Amoris Laetitia, organizado por el Dicasterio del 9 al 12 de junio.

En su mensaje, la subsecretaria Gambino señalo la importancia de formar agentes de pastoral al interno de los movimientos y comunidades eclesiales ya que “los matrimonios, que pertenecen a algún movimiento y llevan ya un camino de fe y de experiencia en su propia vida matrimonial y familiar, pueden ayudar. Necesitamos formar a nuevos matrimonios que están llamados a convertirse en los protagonistas de la pastoral familiar en las diócesis y parroquias. La parroquia es el lugar donde los esposos expertos pueden ofrecer su disponibilidad a ayudar a los más jóvenes, con el eventual apoyo de asociaciones, movimientos eclesiales y nuevas comunidades (cf. AL 223)”.

Ademas, Gabriella Gambino ha resaltado el papel que pueden jugar la metodología y los recursos pastorales creados por un movimiento o una asociación, cuando puedan ser de utilidad, poniéndolos a disposición de la pastoral familiar, como un don a la Iglesia.

En palabras de la subsecretaria, “toda la Iglesia es un movimiento, un dinamismo. En la medida en que un movimiento eclesial comparte el carisma que el Espíritu ha suscitado en ellos, deja actuar a Dios y se renueva. Los movimientos, en los momentos de dificultad, pueden ser signos visibles de esperanza, alejando toda tibieza y desaliento. En este tiempo de fuerte secularización, ellos pueden generar vocaciones, en modo especial, auténticas vocaciones para el matrimonio”.