De Cracovia a Panamá

El Sínodo en camino con los jóvenes

Roma, 5 - 9 de abril de 2017

El Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida en colaboración con la Secretaría General del Sínodo de los Obispos ha organizado el Encuentro Internacional “De Cracovia a Panamá. El Sínodo en camino con los jóvenes”,  que se celebrará esta semana en Roma del 5 al 9 de abril 2017 en el Pontificio Colegio Internacional Maria Mater Ecclesiae. Durante el encuentro se hará la evaluación de las JMJ de Cracovia y será presentado el trabajo del Comité Organizador de las JMJ de Panamá 2019.

El encuentro, celebrado en Roma, se prepara a recibir a unos 270 delegados de 103 países y 44 movimientos, asociaciones o comunidades. Habrá muchos participantes jóvenes.

Intro
5 de abril
6 de abril
7 de abril
8 de abril
9 de abril

Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida DE CRACOVIA A PANAMÁ El Sínodo en camino con los jóvenes Roma, 5-9 abril 2017 Comunicado de prensa 4 abril 2017 El Santo Padre Francisco en la Carta a los jóvenes que escribió en ocasión de la presentación del Documento Preparatorio de la XV Asamblea General del Sínodo de los Obispos, dedicado a los jóvenes, recordó la última Jornada Mundial de la Juventud: “En Cracovia […] les pregunté varias veces: «Las cosas, ¿se pueden cambiar?». Y ustedes exclamaron juntos a gran voz «¡Sí» [...] La Iglesia desea ponerse a la escucha de la voz, de la sensibilidad, de la fe de cada uno; así como también de las dudas y las críticas. Hagan sentir a todos el grito de ustedes, déjenlo resonar en las comunidades y háganlo llegar a los pastores”. Para responder concretamente a estas palabras del Santo Padre y siguiendo el camino de las JMJ, el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida en colaboración con la Secretaría General del Sínodo de los Obispos ha organizado el Encuentro Internacional “De Cracovia a Panamá. El Sínodo en camino con los jóvenes”,  que se celebrará esta semana en Roma del 5 al 9 de abril 2017 en el Pontificio Colegio Internacional Maria Mater Ecclesiae. Durante el encuentro se hará la evaluación de las JMJ de Cracovia y será presentado el trabajo del Comité Organizador de las JMJ de Panamá 2019. El encuentro, celebrado en Roma, se prepara a recibir a unos 270 delegados de 103 países y 44 movimientos, asociaciones o comunidades. Habrá muchos participantes jóvenes. El Cardenal Kevin Farrell, Prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida y el Cardenal Stanisław Dziwisz, Arzobispo emérito de Cracovia, darán comienzo a la jornada dedicada a Cracovia, mientras que Mons. José Domingo Ulloa Mendieta, Arzobispo de Panamá, coordinará la jornada de presentación de las JMJ de Panamá. La novedad de este evento es que habrá dos días dedicados a la presentación del Documento Preparatorio del próximo Sínodo de los Obispos. El Cardenal Lorenzo Baldisseri, Secretario General del Sínodo de los Obispos, y Mons. Fabio Fabene, Obispo Subsecretario del Sínodo de los Obispos, explicarán a los responsables de la Pastoral Juvenil de las Conferencias Episcopales y a los jóvenes presentes el Documento Preparatorio y la dinámica de la consulta en las Iglesias particulares. En la noche del viernes 7 de abril se llevará a cabo en la Sala Sinopoli del Auditorio “Parque de la Música” de Roma el concierto de los GEN Rosso y GEN Verde al cual asistirán cientos de jóvenes invitados. La elección del lugar no es una casualidad: quiere ser un “puente” de diálogo y de participación entre los jóvenes creyentes con todos sus coetáneos. El sábado 8 de abril, en la Basílica de Santa Maria Maggiore, tendrá lugar una Vigilia de Oración en preparación a la Misa de la JMJ, que este año, al igual que el próximo, se celebrará a nivel diocesano. El domingo 9 de abril todos los delegados participarán en la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud que tendrá lugar en la plaza de San Pedro, con la Santa Misa presidida por el Papa Francisco.

Incluso dentro de un centro de convenciones el encuentro con tantas personas - especialmente jóvenes – provenientes de más de cien países de todo el mundo es algo sorprendente: contando la Conferencia Episcopal del Norte de África y la de Zimbabue, hay exactamente 104 países representados y 44 movimientos, grupos y asociaciones internacionales de jóvenes católicos presentes en este evento patrocinado por el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, que en Roma, en estos días, aborda la transición de la Jornada mundial de la juventud de Cracovia a la de Panamá 2019 pasando por el Sínodo dedicado a los jóvenes. “Os doy la bienvenida a todos, en nombre del Papa Francisco, a este encuentro que es de gran importancia para la vida de la Iglesia ... es un encuentro que ha alcanzado una gran participación”, así comienza el saludo del Prefecto del Dicasterio, el cardenal Kevin Farrell, a los más de 300 delegados presentes, agentes de la pastoral juvenil, y, sobre todo a los numerosos jóvenes: muchísima sabiduría colectiva, muchísima experiencia de trabajo con los jóvenes acumulada en treinta años de Jornadas Mundiales de la Juventud, y que ahora está al servicio del próximo Sínodo de los Obispos, dedicado precisamente a los jóvenes. En esta primera jornada se ha abordado la evaluación de las JMJ de Cracovia 2016: una tarea que ha resultado especialmente útil para los panameños y para aquellos que tendrán el valor de organizar las futuras JMJ, pero también una oportunidad para recoger los frutos pastorales del evento en Polonia y en el mundo. El Arzobispo de Cracovia, el cardenal Stanisław Dziwisz, ha abierto la sesión de los trabajos focalizando la atención de los presentes en cuatro puntos: 1) JMJ: experiencia de la catolicidad de la Iglesia; 2) JMJ: experiencia de Comunidad y esperanza de un mundo nuevo; 3) JMJ: experiencia de una iglesia en “salida”; 4) JMJ: experiencia de compromiso para una nueva evangelización.   #Krakow2Panama shows the young face of the Church Un post condiviso da Laity, Family and Life (@laityfamilylife) in data: 5 Apr 2017 alle ore 03:01 PDT Tanto el padre Grzegorz Suchodolski, secretario general del Comité JMJ 2016 como don Emil Parfiniuk, responsable de la pastoral juvenil de Polonia, en sus intervenciones, han hecho hincapié en la importancia del largo camino de preparación y de la implicación personal, en primera persona, de los jóvenes. Han recordado la colaboración de las 44 diócesis que tuvo como fruto el redescubrimiento, por parte de los jóvenes polacos, de la riqueza espiritual de su país y el encuentro con personas provenientes de todo el mundo, unidas en la fe en Cristo. Estas fueron las claves del éxito de las Jornadas mundiales de Cracovia. La calurosa acogida, sobre todo en las jornadas transcurridas ​​por los peregrinos en las diócesis polacas, ha sido mencionada en la mayoría de las intervenciones de los delegados como uno de los elementos más gratamente sorprendente de dichas JMJ. El testimonio del delegado iraquí - una de las más antiguas comunidades cristianas del mundo, hoy en día atrozmente perseguida- ha suscitado un gran interés. Esta comunidad, a pesar de todo, quiso estar presente en Cracovia porque “estar entre los jóvenes de todo el mundo es la mejor manera de no sentirse abandonados a un destino incomprensible”. Han sido numerosas las intervenciones de los delegados de todo el mundo - desde Corea del Sur a la pequeña Albania, de Uganda a la República Dominicana –, han hablado de su experiencia, del proceso de preparación y de los frutos que su país ha recogido después de la participación a las JMJ. Mons. Damian Muskus, obispo auxiliar de Cracovia, presentó los trabajos de la tarde, dedicados a los aspectos técnicos y logísticos, sin olvidar que, como dijo el Papa Francisco a los voluntarios en el encuentro del último día: “Estas Jornadas han sido preparadas con mucho trabajo, pero también con mucha oración”. El día terminó con la Santa Misa presidida por el cardenal Farrell, quien, en su homilía, hizo hincapié en que no basta llamarse cristianos: la etiqueta no es suficiente, se necesitan hechos, se necesita el testimonio. Los jóvenes se dejarán convencer cuando haya una coherencia entre el mensaje del Evangelio y el testimonio que vamos a darles. 

“Camino” es la palabra que une las Jornadas mundiales de la juventud- una peregrinación que recorre el mundo y que inició hace treinta años- con el Sínodo de los Obispos - precisamente la palabra Sínodo significa “Caminar juntos”.  La XV Asamblea del Sínodo se desarrollará sobre el tema “Los jóvenes, la fe  y el discernimiento vocacional”: por lo tanto era inevitable que las dos realidades se encontrarán en el transcurso del evento organizado por el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida que reúne, en estos días en Roma, a los agentes de la pastoral juvenil y a los jóvenes delegados de todos los continentes.  El mismo secretario general del Sínodo, el cardenal Lorenzo Baldisseri, introdujo los trabajos del día de hoy, hablando del proceso por el cual, después de una amplia consulta, el Papa Francisco eligió el tema, explicando que el sínodo no es sobre los jóvenes (objeto de estudio) ni de los jóvenes (el sínodo es de los obispos): sino con los jóvenes y para los jóvenes, a quienes el Papa invita, en la carta escrita con motivo de la presentación del Documento preparatorio, a expresar y comunicar su fe. El documento en sí es sólo el comienzo de un proceso que tiene como finalidad escuchar atentamente todas las situaciones y realizar una profunda reflexión. Los frutos de ésta serán recogidos al final del camino sinodal. Una introducción al Documento preparatorio, presentado el pasado mes de enero, ha sido hecha por el subsecretario del Sínodo, Mons. Fabio Fabene. Después de esta introducción la jornada de trabajo ha continuado. “También queremos hablar con los alejados e indiferentes – ha dicho – y así poder mostrarles una Iglesia que se preocupa de su presente y de su futuro. Los jóvenes involucrados en la comunidad eclesial han de ser misioneros y cercanos a sus compañeros a través de las modalidades e itinerarios que vosotros propondréis a las diócesis de vuestros países”. Mons. Fabene a continuación ha pasado a describir los métodos de consulta y estudio de la situación de los jóvenes en el mundo proporcionados por los padres sinodales, con la intención de involucrar a los jóvenes, escucharlos y hacer que se sientan protagonistas del evento. Seguidamente se han escuchado una serie de realidades nacionales en dos mesas redondas y en numerosas intervenciones de los delegados. El delegado de Estados Unidos invitó a que se presentará el Documento preparatorio a los jóvenes de manera creativa y también con la ayuda de las redes sociales; en Francia el consenso sobre el tema elegido fue unánime y se han activado inmediatamente una serie de iniciativas diocesanas que tienen como punto en común la certeza de que la sinodalidad es la forma de la Iglesia moderna; en las Filipinas, ya en marzo, se celebró un encuentro nacional con los responsables locales de la pastoral juvenil; para la Iglesia australiana 2018 será el año de los jóvenes; Burundi presenta muchos desafíos que han de afrontarse con una fe consciente, responsable, madura, no superficial. La Tierra Santa - que incluye Israel, Jordania y Palestina – solo cuenta con un 2% de católicos, pero éstos son muy activos y están muy comprometidos con una pastoral creativa que quiere llevar Cristo a los jóvenes “sin apoderarse de ellos”; por último, en Colombia, tierra atormentada y en transformación, la Iglesia se ha comprometido a dar respuestas a los problemas de la pobreza, la violencia y la secularización.   #Krakow2Panama prof. Rosina introducing #Synod2018 Millennials: Connected, Confident, Open to Change, Collaboration Then time to listen to the young people Un post condiviso da Laity, Family and Life (@laityfamilylife) in data: 6 Apr 2017 alle ore 08:04 PDT Por la tarde, Alessandro Rosina, Profesor de Demografía y Estadística en la Universidad Católica de Milán y consultor del Sínodo, presentó el trabajo desarrollado para la primera parte del Documento preparatorio relativo al análisis de la situación de los jóvenes de hoy. En particular Rosina hizo hincapié en que “no se es joven de la misma manera en todos los períodos de la historia: la experiencia de ser joven hoy en día es única y ha de ser reconocida como tal. Por supuesto, hay rasgos comunes de cómo se es joven que valen para todo el mundo y particularidades locales, características de los territorios”. La Iglesia, dijo Rosina “ha de estar cada vez más atenta a los jóvenes y ha de representar una experiencia positiva en su vida para poder ser elegida por ellos”. “Necesitamos jóvenes audaces”, continuó, citando al Papa Francisco, “conscientes de ser un valor para el mundo”. Los delegados, seguidamente, se dividieron en grupos de trabajo, según las áreas lingüísticas, para profundizar las pistas sugeridas por los responsables del Sínodo, a quienes enviarán un breve informe. La Santa Misa congregó a todos y concluyó la jornada, recordando, como hizo Mons. Fabene en su homilía que “el encuentro con Jesús no es la meta, sino el punto de partida para hacer que nuestras vidas sean un don”..

“La belleza salvará el mundo” puede parecer un eslogan o un programa demasiado amplio y abstracto: sin embargo es una expresión muy concreta para el padre jesuita Jean-Paul Hernández, suizo de origen español, capellán de la Universidad La Sapienza de Roma y fundador del grupo “Piedras Vivas”, grupo que tiene como objetivo anunciar el Evangelio a través del arte. Se le ha asignado la tarea, en el encuentro organizado por el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida en colaboración con el Sínodo de los Obispos, y que reúne en estos días, en Roma, a jóvenes delegados y agentes de la pastoral juvenil de más de 100 países del mundo y de 44 grupos, movimientos y asociaciones internacionales católicas, de ilustrar la segunda parte del Documento preparatorio del Sínodo dedicado a los jóvenes, titulada “Fe, discernimiento, vocación”. Lo hizo explicando detalladamente el famoso cuadro de Caravaggio “La vocación de San Mateo” expuesto en Roma, en la iglesia de San Luis de Francia, y haciendo disfrutar a los jóvenes de la sabiduría narrativa y teológica del pintor que, al relatar el proceso de la llamada, elección y conversión, no pasó por alto ningún detalle. Los informes de los grupos de trabajo fueron un eco de su presentación: el discernimiento es como una aventura, no sabemos dónde nos llevará, pero sabemos que es Dios quien nos llama y que es importante ponerse en camino; el diálogo y la escucha de los jóvenes son fundamentales, pero también es importante encontrar el lenguaje adecuado para hablar con ellos, tal como hacía Jesús; por último, es igualmente importante la dimensión comunitaria y dar espacio a los jóvenes para que se sientan en la Iglesia como en su casa. La sesión de la tarde comenzó con una charla de don Fabio Attard, Consejero general para la Pastoral juvenil de la congregación salesiana, que presentó la tercera y última parte del Documento preparatorio del Sínodo dedicado a la acción pastoral, tema que podría ser fácilmente reducido a una lectura puramente operativa, pero que ha de ser abordado desde una perspectiva profética: no se trata de hacer cosas, sino de proponer procesos, dinámicas. La síntesis de don Attard se basó principalmente en la primera exhortación apostólica del Papa Francisco, la Evangelii Gaudium. Caminar con los jóvenes, dijo Attard, requiere empatía y espíritu de comunión: de hecho, se trata de un proceso en el que no existe una meta definida en el punto de partida, no se sabe si se llega o cuando se llega, se sabe sólo que se está en camino y que este camino requiere valor, el valor para cambiar. Para ello citó al Papa Benedicto XVI: “Dios desea vuestra amistad. Y una vez que se entabla amistad con Dios, todas las cosas en vuestra vida comienzan a cambiar”. Según don Attard la Evangelii Gaudium es el “pan para el camino de los agentes pastorales”.   #Krakow2Panama Let's listen to young people Un post condiviso da Laity, Family and Life (@laityfamilylife) in data: 7 Apr 2017 alle ore 11:45 PDT Esta parte del documento fue ahondada en los trabajos de grupo de los delegados; en los informes de éstos se relataron experiencias, se expusieron reflexiones y se presentaron propuestas de trabajo. Por la noche, los jóvenes delegados de todo el mundo se trasladaron al Auditorio del Parque de la Música, donde asistieron a un concierto de los grupos Gen Verde y Gen Rosso, una verdadera carga de música y energía para afrontar el último día de trabajo, dedicado a la preparación de las Jornadas mundiales de la juventud en Panamá 2019.

08/04/2017
#Krakow2Panama

“No podemos olvidar a los marginados, a los excluidos”: este es el deseo del Papa Francisco, y también insiste sobre esto S. E. Mons. José Domingo Ulloa Mendieta, Arzobispo de Panamá, en la ...

Leer todo...
08/04/2017
#Krakow2Panama

Publicamos el texto del Santo Padre durante la Vigília Mariana celebrada con motivo de la JMJ

Leer todo...
El Encuentro sobre las JMJ organizado en colaboración con el Sínodo de los Obispos ha terminado

“Una celebración con un doble sabor”, la que tuvo lugar en la plaza de San Pedro el 9 de abril, Domingo de Ramos, cuando el Papa Francisco abrió la Semana Santa con la Misa de la Pasión del Señor. Un sabor “dulce y amargo” al mismo tiempo, una celebración “alegre y dolorosa” porque nos hace revivir la fiesta improvisada por los discípulos de Jesús que lo aclaman a su entrada en Jerusalén como rey, ...

Leer todo...